INICIO NOTICIAS

Pedagogía emocional, un espacio educativo

En la educación se hace importante la creación de lazos entre estudiantes y docentes, con el fin de contar con una participación activa frente al conocimiento y generar espacios de integración o agrado por la academia. Es así como la pedagogía emocional surge como una alternativa más cercana a la enseñanza, que permite la generación de ambientes escolares efectivos, lo que facilita la libertad por parte de los estudiantes para opinar, preguntar y aprender.

¿Quiénes pueden liderar este proceso pedagógico?

Los docentes, como actores implicados en el ejercicio educativo, cuentan con las herramientas necesarias para identificar los aspectos relevantes frente al desarrollo formativo de jóvenes y niños. Por lo tanto, la construcción de diferentes escenarios para la educación debe responder a exigencias que, a través de los cambios pedagógicos, permiten al estudiante tener un estado activo y óptimo con relación a sus procesos en el aula.

¿Qué propicia la pedagogía emocional? 

Sin lugar a dudas, la constitución de un sentido de cercanía, aceptación y disposición, los cuales son dados a través del diálogo y la interpretación de personalidades, permiten trazar un gusto por el saber por parte de estudiantes que se sienten cómodos con estos procesos de enseñanza.

Los docentes, por su parte, retoman elementos de la comprensión y la empatía para hacer posible una ruptura social y cultural con relación a la educación conductista que durante años ha sido dominada por la imposición.

Así mismo, los métodos de cercanía generan confianza en el momento de apostarle a una verdadera apropiación por el conocimiento, lo que fundamenta habilidades ya desarrolladas y afianzar debilidades que requieren de un mayor acompañamiento por parte del educador.

De este modo, los cambios sociales fomentan la adaptación a nuevos modos de enseñar, lo que debe necesariamente satisfacer las diferentes necesidades del mundo de la academia para hacer frente a nuevos retos que implican, además, un verdadero desarrollo en la educación.