NOTICIAS

El fin del trabajo manual y repetitivo

Los robots son máquinas que funcionan con energía eléctrica, ejecutan movimientos programados y repetitivos, remplazan el trabajo manual, lo que supone más precisión, menos errores y menos costos. La sustitución de la máquina por el hombre comenzó hace varios siglos, cuando empezó a crear herramientas para hacer más fácil y rápido el trabajo.

La humanidad es la que creó el robot, no lo contrario, por los avances en las matemáticas y la física, también en áreas como la química con los materiales que están hechos. Los robots facilitan tareas como atornillar o empacar, por ejemplo, por lo que son ampliamente usados en áreas tan diversas como manufactura, alimentos, construcción,  y transporte, además para hacer trabajos peligrosos.

Los robots que son programados o usados manualmente funcionan a partir de instrucciones controladas por un operador, por ejemplo para la fabricación de carros; el ensamblaje repetitivo de piezas hasta que elaboran el producto. También se usan para etiquetar botellas y otro robot para llenar el contenido, empacar, cargar y descargar hasta que llega al cliente.

Los robots no son humanos artificiales, hasta el momento los que se usan en la industria no tienen sentimientos, ni cuentan con inteligencia propia, como se mencionó son programados. La construcción y programación de robots aún está a cargo de los humanos y es a ellos a quienes les corresponde programar sus funciones.

En el libro El hombre bicentenario de Isaac Aasimov, él imagina que los robots no harán daño a la humanidad y tampoco permitirá que sufra, es con este principio que los robots crean la Ley Cero. La trama principal de la novela es la de un robot que busca el reconocimiento como humano.

La existencia de armas como misiles guiados, bombas áreas con guía láser y que tienen un funcionamiento similar al piloto automático de los aviones, es parte de la discusión si se deben o no usar los robots, además la responsabilidad que tienen sus creadores.

La norma ISO 8373:2013 contiene una clasificación de los tipos de robots que se usan para la industria y los que se emplean en entornos externos. Los define como aparatos que son programables, controlados y con funciones automáticas. Es una norma que contiene los estándares que deben tener los robots para la producción de algún producto.

Cassie es un robot que utiliza piernas como si fuera un humano. Fue creado por Jonathan W.Hurst y su empresa. Es un robot que se compone de dos piernas y camina. Es un avance que remplazaría la distribución de productos, al igual que los robots que se componen de un brazo, que atornilla, junta piezas y remplaza el ensamblaje manual.

El emprendedor colombiano en robótica Camilo Barrera, piensa que una de las ventajas de usar los robots es que aumentan la producción y es en esto lo que radica la importancia de que el país desarrolle esta tecnología, para que así sea más competitivo en el mundo y entre al mercado ya existente de la robótica, asegura Barrera.

Para saber cuántos robots han remplazado el trabajo humano, según el Foro Económico Mundial y la Federación Internacional de Robótica en el 2017, calculó que es contando cuántos robots hay por cada 10 mil empleados donde las funciones pueden ser cambiadas por robots. En el mundo los países con mayor número de robots son Singapur con 398 por cada 10.000 empleados, en otros países, Japón con 305, Alemania con 301, Suecia con 212, Taiwán con 190, Dinamarca con 188 y Estados Unidos con 176 por cada 10.000 empleados.

Es por lo anterior que los trabajos repetitivos fueron cambiados por robots. La transformación de la  producción manual, pasando por la distribución con la entrega de productos y con la economía digital, las aplicaciones que desde un “teléfono inteligente” piden el producto y los robots que lo fabrican hasta que llega a las manos del cliente.