NOTICIAS

Las distracciones conscientes e inconscientes

Cuando se habla de la perdida de concentración, se hace referencia a la falta de atención y a las distracciones que ocurren cuando se realiza una actividad, función o tarea, y que aumentan el tiempo de finalización. Eso afecta la calidad de lo que se hace y se debe terminar.

Las distracciones frecuentes son problemas que se ha tratado por expertos. De allí han salido todo tipo de recomendaciones que buscan entender cómo atender el fenómeno e identificar sus formas de manifestación en cada lugar de trabajo.

Daniel Colombo reconocido coaching en comunicación, motivación y liderazgo, propone varias “Ideas Para evitar las distracciones en el trabajo”. Él entiende las distracciones como el “desplazamiento de la atención” y que son causadas por varias razones. La fatiga, la falta de interés o motivación, son algunas. Colombo las explica como “cortos circuitos”, motivaciones conscientes o inconscientes que interrumpen. Menciona que “los pensamientos que se cruzan”, los recuerdos, incluso los cambios de clima, temperatura, ruidos entre otros que no nos damos cuenta, son causantes de las distracciones.

Recomienda, para no perder la concentración, mantener el lugar de trabajo organizado y con los objetos necesarios, aconsejando dejar aparte dispositivos como celulares. Antes de empezar cualquier actividad revisar correos y al finalizar lo que se está haciendo. En cuanto a las redes sociales evitar cualquier interacción durante lo que se tiene que hacer. La música reduce las distracciones de ruidos externos y aumenta la concentración cuando se escucha a bajo volumen, con audífonos, preferiblemente instrumental. Las pausas que incluyen respiraciones profundas tranquilizan la mente y aumentan la concentración. Ubicar en la puerta o en un lugar visible algún anuncio u objeto que señale si está ocupado o libre para atender.

Aunque la mayoría de las distracciones son inconscientes, explica también las distracciones conscientes: una de ellas es la voluntad de hacer algo que no está previsto. Esto podría postergar actividades que se están realizando.

Las distracciones son inevitables. No obstante es posible superarlas aumentando la concentración, dedicarse a una sola función y siguiendo las recomendaciones de expertos en el tema.