INICIO NOTICIAS

Recomendaciones para tener una buena entrevista de trabajo

entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo suele ser uno de los obstáculos más grandes al momento de presentarse a una compañía. En muchos casos se evidencian, no solo los nervios, sino también la poca preparación que el aspirante tiene frente a la experiencia o frente al conocimiento como tal de la compañía.

Es importante que en el momento de presentarse a una entrevista de trabajo se tengan en cuenta aspectos cruciales que pueden influir de forma positiva en el desempeño de la misma. El aspirante debe tener presente que su evaluación empieza desde el momento en que ingresa en las instalaciones de la empresa.  Antes de la entrevista es de suma importancia que se haga una consulta previa de la información básica de la compañía como, por ejemplo, la historia, la ética y valores, los productos y/o servicios que esta ofrece. Tener un panorama general de lo que es y busca la empresa nunca está de más.

Adicional a esto, estar informado sobre el área y funciones del cargo al que se está aplicando también puede ser un punto importante que suma a la hora de valorar a los aspirantes. Así como llevar el Curriculum Vitae impreso dentro de una carpeta de presentación a todas las entrevistas de trabajo.

Estudiar las aptitudes, la experiencia y la información personal es vital porque, en la mayoría de los casos, las debilidades y fortalezas de la persona pueden ser decisivas en el desarrollo de la entrevista. Los diferentes tipos de debilidades se revelan durante la entrevista a través de la comunicación no verbal y para ello es primordial no poner en duda las capacidades requeridas para el cargo. Puede ser útil preparar argumentos para defender aquellas debilidades que se van a presentar.

Dado que las primeras impresiones son muy importantes, la presentación personal juega un papel fundamental en las entrevistas de trabajo, no sólo por el hecho de vestirse de acuerdo a la ocasión sino también porque es una herramienta que le permite al entrevistador conocer más sobre el aspirante. En general es preferible evitar las prendas de tonos muy llamativos, y en las mujeres, las faldas muy cortas y las camisetas sin mangas. No se recomienda ingresar con gafas oscuras bajo ninguna circunstancia a una entrevista de trabajo ni comer chicle durante este tiempo, lo cual es considerado una falta de respeto. Asimismo, la forma de sentarse es un aspecto que puede afectar negativamente; se recomienda sentarse únicamente cuando el entrevistador lo indique y lejos del borde de la silla.

La puntualidad es quizá uno de los puntos que no pueden fallar el día de la entrevista, porque suele revelar aspectos sobre el aspirante y las compañías suelen fijarse mucho en esto.  Durante la entrevista es esencial mantener la calma para evitar que los nervios jueguen en contra del desempeño del aspirante y mantener el contacto visual puede ser una herramienta de ayuda para transmitir de forma correcta lo que se quiere decir. No es aconsejable interrumpir en ningún momento al entrevistador y, en cambio, responder de forma calmada y respetuosa después de cada pregunta, teniendo en cuenta que los brazos cruzados pueden dar la impresión de que el aspirante está desinteresado en el tema de la conversación.

Hacer preguntas durante la entrevista es válido porque refleja interés por el cargo al que se está aspirando, a pesar de que muchas personas se cohíben de hacerlo por miedo. Se puede preguntar sobre la empresa, el puesto al que está aspirando, los beneficios que se obtienen por hacer parte de la empresa, etc. Al finalizar la entrevista es bien visto agradecer al entrevistador, darle la mano y retirarse del lugar amablemente.

Tener una buena entrevista de trabajo no es de buena o mala suerte. La responsabilidad del desempeño de la entrevista recae principalmente en la persona interesada en la vacante, por lo que se recomienda preparar con anticipación los puntos anteriormente mencionados.