INICIO NOTICIAS

Música clásica, la clave para mantener el equilibrio laboral

La música clásica ha sido considerada como parte esencial de la existencia humana debido a que estimula el desarrollo de la inteligencia, la creatividad y la habilidad motora en los bebés, los niños e incluso los adultos. Tiene la capacidad de alterar la función de los genes para mejorar la memoria y así obtener mayor entendimiento a la hora de aprender nuevos temas.

En la década de los 90 el tema tuvo tanta trascendencia que varias instituciones, como la Universidad de California, Irvine, realizaron un estudio al cual llamaron el “Efecto Mozart”. Los primeros resultados se entregaron en 1991 y actualmente continúan realizando investigaciones para afirmar o descartar las teorías que fueron propuestas inicialmente.

Este estudio se realizó con tres grupos de 36 alumnos cada uno. Un grupo escuchaba una obra citada de Mozart, el segundo escuchaba instrucciones de relajación y el tercero permaneció en silencio. Diez minutos después tenían que completar una serie de tareas que incluían pruebas de razonamiento. Los investigadores encontraron que los alumnos que habían escuchado a Mozart obtuvieron puntuaciones más altas que los alumnos de los demás grupos. Con esto, también se quería demostrar la mejoría en las habilidades cognitivas, el desarrollo de una mejor comprensión de la lectura, escritura y lenguaje verbal para los niños entre los 3 y los 12 años.

Otro de los estudios que se realizó fue el de la Universidad de Helsinki en Finlandia, en el cual se analizó la sangre de 48 personas antes y después de escuchar el Concierto para violín número 3 de Mozart. Los resultados mostraron el aumento en la secreción de dopamina, la neurotransmisión sináptica, el aprendizaje y la memoria de las personas, además de cambios fisiológicos de manera positiva en la función cognitiva del cerebro.

En general, escuchar música clásica durante las jornadas laborales trae diferentes beneficios. Entre ellos bajar la presión arterial, combatir el insomnio, mejorar el rendimiento, el razonamiento y la memoria a corto plazo. También ayuda a la integración y las relaciones interpersonales, aumenta la resistencia física en un 15% y mejora la capacidad de memoria, atención y concentración del área derecha del cerebro.

La música clásica, en general, hace que el cuerpo libere estrés y cree una sustancia química en el cerebro que responde a un placer de satisfacción y tranquilidad en la persona, además de generar una relajación en la amígdala cerebral, tener una disminución en los niveles de presión arterial y en la tensión muscular. Causa las mismas sensaciones y emociones que cuando una persona habla con otra, debido a la descarga de ansiedad y estrés que se genera, ya sea por el trabajo, la rutina o las diferentes adversidades que se presentan día a día.