INICIO NOTICIAS

Manejo de las emociones: ansiedad y estrés

La presentación de exámenes o la realización de exposiciones se presentan como situaciones en las que el ser humano se siente evaluado y por lo tanto, las características psicológicas que el mismo asume, se ven evidenciadas con cierto nivel de ansiedad.

De esta manera, la ansiedad surge de manera anticipada cuando el estudiante o expositor imagina la actividad a realizar, por lo que se presenta una dificultad respecto a una preparación oportuna y pertinente, repercutiendo en la mayoría de los casos en la manera como se desarrollan y se concluyen los resultados académicos.

Es así como se hace importante planificar el desarrollo de esta actividad, mediante la organización de horarios, la constancia en el estudio y la definición de los objetivos académicos. Esto permite definir las etapas del estudio (cada día de la semana un tema) y no estudiar toda la noche antes de un examen o una presentación.

Por otro lado, evitar los pensamientos negativos y no llegar con afanes al lugar donde se hará la presentación del examen o exposición, así como el desarrollo de técnicas de aprendizaje, garantizarán un mayor control de la ansiedad.

Así mismo, la importancia de dedicar el tiempo suficiente respecto a la documentación previa y la definición de los puntos principales del tema a tratar, posibilitarán una mayor apropiación, tranquilidad y seguridad  al momento de ser evaluados.

Por su parte, la lectura cuidadosa y oportuna del tema a presentar, al igual que la consolidación de un claro enfoque con relación a  lo que se desea abordar, es posible mediante la organización de las ideas y serán de gran ayuda para controlar la ansiedad.

En consecuencia, tener una adecuada preparación e implementación de los buenos hábitos de estudio, así como la correcta distribución del tiempo, llevan a que los grados de ansiedad sean controlados de manera significativa por los estudiantes.