INICIO NOTICIAS

El libro que retrata a los habitantes de ‘El Bronx’ en Bogotá

El aturdimiento social que se generó en la intervención del Distrito a una de las calles más peligrosas de Bogotá, en mayo del 2016, escandalizó el país al descubrir el lado más oscuro de las acciones humanas. El libro de relatos “Viví en el Bronx”, de Yeiver Rivera, narra historias que hacen que la realidad sea más ficcional que la ficción: esclavitud sexual, consumo de alucinógenos, violaciones, secuestros y demás crímenes allí descritos.

La incursión de la policía en la calle del ‘Bronx’ sesgó la sociedad. Mientras unos interponían tutelas e impulsaban manifestaciones por los obsoletos planes de acción, los habitantes de calle atiborrados por la ciudad establecían nuevas zonas parecidas a la utopía destruida.

Sin embargo, debe resaltarse la presencia de la fuerza pública, ya que no solo eran habitantes de calle, sino redes de narcotráfico, porte y comercio de armas ilegales, distribuidoras de trago adulterado y prostitución de niños, entre otros delitos.

Cuenta Yeiver que “lo irónico es que dicha calle, en el centro de Bogotá, estaba cercana a una Estación de policía, al ejercito, la alcaldía y el Congreso. ¡Qué ironía! esto llevaba años fortaleciéndose y nutriéndose, imagínese los testimonios de horror”.

Ha pasado un año de dicha intervención, sin embargo son miles las cicatrices e historias dramáticas que las narran. Una de esas voces es Yeiver Rivera, tolimense de 37 años radicado en Bogotá, comunicador social y periodista independiente, autor del libro “Viví en el Bronx “.

La obra “Viví en el Bronx” es una investigación periodística que hace un recuento del inicio, sostenimiento y desalojo de la calle bogotana ubicada en la localidad de los Mártires bautizada ‘El Bronx’, contada a través de seis historias de residentes y visitantes del lugar que describen lo que allí pasaba.

Para Rivera, quien ha trabajo en entidades sociales y gubernamentales enfocadas a la prevención del consumo de droga, fue un sueño hacer la investigación del tema. Afirma,

algún día busqué contar historias de adicciones desde el punto de vista humano, no desde los señalamientos”

Ya que usted es un claro ejemplo de los desplazamientos de una región a otra, ¿qué tan difícil fue descubrir la capital y adherirse a ella en cuanto al trabajo, estudio y demás opciones de vida?

YR: Llegué de una provincia a conocer una ciudad que me representaba riesgos. En comparación de ahora, el tráfico y la congestión eran mucho más suaves. Algunos familiares vivían en la capital y fue más fácil ingresar a estudiar. Sin embargo, fue una apuesta grande,no fue fácil abrirme paso en los medios de comunicación, las oportunidades son escasas y la competencia es abundante. Poco a poco me abrí paso y me independicé desde hace 10 años.

¿Qué definición le otorga a la sociedad contemporánea?

YR: La defino como una sociedad indolente de las problemáticas sociales. Realmente nos interesa algo cuando nos involucra de manera directa. Creemos que nunca nos va pasar nada malo, pero nadie está exento de caer en adicciones. “Viví en el Bronx” trata de generar conciencia desde relatos muy particulares.

¿Cómo dejar a un lado lo emocional de lo periodístico para sumergirse en el  “terror”?

YR: Me concentré mucho en escuchar el relato y sentirlo. Lo más impactante fue el proceso de escribir, leer y revisar cada una de las historias. Fue lo más desgarrador. En dicho proceso sentí esas palabras con una carga dramática muy alta.

Cuando uno con su alma de reportero está buscando la información lo más importante es sentir el relato”

Lea también: El Policía infiltrado en el Bronx

Este año Yeiver Rivera fue uno de los tres finalistas al Premio de Periodismo CPB (Círculo de Periodistas de Bogotá) 2017. También declaró recibir el reconocimiento del público, “hay personas identificadas que expresan el dolor por la realidad y la crudeza de los testimonios. Pero resaltan el mensaje de prevención que el libro ofrece”.

Respecto a los protagonistas “muchos decidieron volver con sus familias y trabajar con ellas, otros continuaron en los centro de tratamiento que ofrece el distrito y de algunos si perdí el contacto total”.