INICIO NOTICIAS

Fake news: ¿qué hacer al respecto?

Fake News es hoy una tendencia. Según el diccionario de Oxford fue la palabra del 2017. El estudio que realiza anualmente expuso que el uso de esta palabra se incrementó en un 635%. En 2013 el Foro Económico mundial, advirtió en su edición de Riesgos Globales, sobre “los estragos que podían causar los incendios digitales, en el mundo real”.

¿Qué son las Fake News y Cómo funcionan? 

La palabra empezó a sonar más después de que Donald Trump la usara varias veces en su campaña presidencial, en 2016. Es una práctica que está registrada desde mediados del siglo XVIII; de aquella época se han encontrado panfletos que difundían información no verificada.

Las  Fake News parecen reales. Con las nuevas tecnologías es mucho más difícil encontrar las diferencias o determinar cuándo una imagen ha sido editada a propósito para causar controversia. La comunicación está afectando el entorno público, según el Instituto Internacional de Relaciones (Clingendael), de Holanda “el empoderamiento de la ‘gente’, era solo la primera parte, antes de que el gobierno se diera cuenta del poder de las redes sociales y sus algoritmos”

Los algoritmos de las redes sociales como Facebook o Twitter, no fueron creados para distinguir el contenido verdadero del falso.  En twitter aproximadamente el 15% del contenido diario es publicado por bots.

Jacqueline Fowks .periodista de El País, de Perú, explicó en una entrevista cómo funcionan los algoritmos. “Todos los días las personas están declarando sus preferencias en las redes sociales cada vez que ponen ‘like’, o se vuelven seguidores de una página. Los algoritmos identifican esas preferencias y te siguen ofreciendo información relacionada a ella. Así te encapsulan en un tipo de contenido cercano a lo que piensas o sientes”.

¿Tiene solución?

No hay una solución a la vista, para lo que parece un problema de comportamiento. En la era digital todo empieza por el usuario, es necesario empezar a concienciar a las personas de cuan dañina puede ser la información mal usada. Los gobiernos tienen que empezar a entender, que con una ley no será suficiente, para hacer que la sociedad luche con las Fake News. Hay que empezar a impartir una práctica para contrastar la información y poder distinguir el contenido.