INICIO NOTICIAS

El Naming: principios para elegir el nombre de tu compañía

A diario nos preguntamos si el nombre que elegimos para nuestra empresa es único, diferente, sencillo, integral y recordado. La duda está en ¿cómo lograrlo?, ¿cómo sé que el nombre que elijo es el adecuado? Este proceso es el naming y requiere unos principios básicos para hacerlo de la mejor manera.

Razonar sobre un nombre adecuado para cualquier cosa es algo complicado, requiere tener en cuenta una serie de elementos únicos que se convertirán en la identificación y que bien diseñados se recordarán. El naming hace referencia a las siglas o palabras que componen el nombre de la empresa y  traduce nombrar, denominar o bautizar.

En la actualidad, el naming es importante por ser la parte más visible de la empresa y que recoge todas sus funciones, servicios y productos. Es la primera impresión del branding corporativo, por tanto, hay que hacerlo notorio y transgeneracional.

Lea también: Una generación controversial

Las marcas actuales piensan en los Millenials para determinar el naming. En las películas, series, videojuegos, personajes, tendencias musicales y demás innovaciones de gran atracción. En la mayoría de casos evocan palabras difíciles de leer para generaciones anteriores. Esto haciendo referencia a la modernidad, pero no es recomendable, entre más fácil de pronunciar mejor.

El nombre es la matricula, el registro, la cédula y el resultado de significados que solo puede representar una cosa o una persona. Las siguientes recomendaciones harán razonar y replantear el naming de tu compañía:

Un nicho definido

Toda empresa debe tener claro la población a la que desea llegar, sin olvidar la posibilidad de transcender fronteras en un mundo cada vez más conectado. Es así que, su nicho de mercado debe estar definido por todos los posibles consumidores, sus características y la estrategia para generar un sentido de valor con la marca.

Lo importante es transmitir emociones con el naming

Otro de los casos más comunes, son compañías cuyo naming se establece por el tipo de servicio que ofrece, ignorando los demás elementos.

Plantearlo para el futuro

Es inadmisible establecer un nombre solo para el hoy. Debe aflorar la proyección a un ámbito lejano que se anticipe a futuras necesidades que pueda solucionar la compañía. Si hablamos de la incursión web, se deben utilizar además de un nombre sencillo, palabras clave que remitan al usuario a la acción de búsqueda.

Ser original

Siempre nos recalcan ser originales y esta no es la excepción. Cuando el mercado está saturado y las personas desean algo nuevo, la mejor opción es escuchar ese mercado y sacar conclusiones que confluyan: Un naming memorable que acompañe la identidad visual y genere posicionamiento orgánico.