INICIO NOTICIAS

El efecto de trabajar con música

La música, según el Manual de Orientación Musical de Arturo Gómez López, se distingue del ruido porque tiene una estructura ordenada de sonidos, ritmo, y melodías que son parte de conciertos y canciones. Es por lo anterior que hay espacios que se amenizan con música, no únicamente para reducir los ruidos externos que afectan los ánimos y la disposición al momento de trabajar, sino como mecanismo para mejorar el rendimiento.

Se ha demostrado que escuchar música en el trabajo ayuda aumentar la velocidad en las actividades que se hacen, incluyendo las funciones y las tareas en equipo. Causa mejor humor, autoestima, predisposición, rendimiento, concentración y mejor salud. Todo lo anterior se explica por la dopamina que se produce y que elimina el estrés que se asocia con el trabajo.

La música tiene un efecto positivo en los entornos laborales donde se comparten los mismos gustos musicales. Lo que se escucha a bajo volumen como fondo no impide, ni genera riesgo en lo que se está haciendo. Impacto que se explica más allá de la destreza, la habilidad y las funciones repetitivas. Es por los resultados que se entiende lo que causa la música y el agrado que produce durante la jornada de trabajo.

Todos los trabajos no son iguales. Algunos requieren que no haya ningún tipo de sonido que sea mayor a la voz como medio y función para ejecutar una tarea específica y repetitiva, por ejemplo los call center, servicios de atención. Los momentos de pausa, espera y de atención a pacientes suelen tener como fondo música para los clientes.

De manera individual el uso de audífonos no interfiere con nadie alrededor. Hay más tolerancia cuando todos comparten gustos musicales parecidos o respetables, no interfiriendo en lo que se está haciendo. Es así como se explica también que el beneficio de escuchar música mientras se trabaja estimula la respiración, aumenta la motivación e incrementa los niveles de productividad cuando son aceptados.

Expertos afirman que escuchar música es una terapia, en todos o algunos momentos de la jornada de trabajo y que algunos prefieren que transcurra así reduciendo el estrés y aumentando el rendimiento.

Aunque se trabaja escuchando música, no se está escuchando música para trabajar, según concluye la experta en recursos humanos Carolina Salazar. Por lo tanto se escucha música para afectar positivamente el rendimiento propio y el de los demás, pero no lo contrario.