INICIO NOTICIAS

¿Comó cambiará el Marketing con los robots?

El marketing cambió a través de las nuevas tecnologías. La inteligencia artificial y la big data han permitido cambiar el panorama con acciones, que hace diez o veinte años hubieran sido absurdas.

Por ejemplo Netflix basa el 75% de sus sugerencias para los usuarios, con un algoritmo que trabaja sobre los contenidos recientemente vistos. En estados unidos las rutas de transporte de la empresa de mensajería UPS de los clientes son calculadas por ORION, un proyecto basado en un algoritmo que es capaz de calcular la ruta óptima para el conductor (se estima que su ahorro en 2017 superó los 200 millones de dólares).

La delgada linea ¿Qué puedo hacer y que podría hacer una máquina por mí? 

Según los cálculos del presidente de Fenalco, Guillermo Botero, para 2020 más o menos 5.000.000 de los trabajadores serán remplazados por robots. En algún punto las empresas podrían conocer los hábitos de sus clientes y enviarles de manera habitual los productos que necesitan. Los algoritmos determinarían cuando sea necesario enviarlos de nuevo. En Corea del Sur Homeplus, la segunda cadena de supermercados más grande del país, le permite a sus clientes comprar desde su Smartphone en las estaciones del metro y las compras llegan a su casa.

Los gastos en publicidad irán dirigidos a otra parte. En palabras de Niraj Dawar, profesor de Marketing en la Escuela Empresarial Ivey (Canadá) “lo importante no es lo que vendes, sino como lo vendes”. Los líderes del mercado empezarán a competir para empezar a influir en los algoritmos de ventas, para estar dentro de las aplicaciones predeterminadas de los dispositivos inteligentes.

La fidelidad de las marcas se redefinirá por completo. Ahora se deberá tener una diferencia notable en cuanto a lo que es una compra sencilla y la lealtad del cliente. Los estudios han buscado aumentar la eficacia de los anuncios para que las personas compren más. ¿Pero qué pasaría si las decisiones, la toma un bot (compras) y las investigaciones se centrarán en los algoritmos?

La oportunidad real estará en las relaciones con el cliente y la cuestión será: ¿cómo tratarán las empresas a los consumidores?